Navegación
Ult. Temas
Últimos temas
» [AVISO] ERAD CIERRA
Mar Jul 25, 2017 2:45 pm por Garmika

» Un paseo por el parque[Libre][Dia]
Vie Jul 21, 2017 4:52 pm por Oga

» ¿Perdido?[Privado/Oga-Thanos][Noche][Pasado]
Vie Jul 21, 2017 4:38 pm por Oga

» Rol para empezar
Lun Jul 17, 2017 12:13 am por Oga

» Ficha Norman Kiär
Dom Jul 16, 2017 11:09 pm por Thanos

» Oga Riddick
Dom Jul 16, 2017 11:05 pm por Thanos

» ¿Adiós ERAD?
Sáb Jun 17, 2017 1:02 pm por Thanos

» Reiniciando
Vie Mayo 05, 2017 4:11 pm por Sinister

» Cronología de Elena
Vie Mayo 05, 2017 5:05 am por Elena Druwer

» ¿Quien quiere rol?
Jue Mayo 04, 2017 2:26 pm por Thanos

» Cort Sturmice
Lun Mayo 01, 2017 7:38 pm por Rocky Firestorm

» ¡Taller de firmas! :D [ABIERTO]
Jue Abr 27, 2017 9:38 pm por Elena Druwer

» Ficha de Elena
Mar Abr 25, 2017 10:38 pm por Thanos

» holis
Dom Abr 23, 2017 10:19 pm por Rocky Firestorm

» [Libre] El ángel, el clerigo y el meta [Naked - Filaris - Logan]
Dom Abr 09, 2017 7:53 pm por Logan Allen

Staff
Administradores
Moderadores
Masters
Top Posteadores Mes
Los posteadores más activos del mes

Hermanos y Élites
Hermanos
Nuestro Botón

Élites
Créditos
En primer lugar para The Captain Knows Best por el diseño base del Theme de nuestro foro, así como a todos los usuarios que forman la comunidad y hayan decidido darnos un poco de su tiempo para mantenerlo vivo.
Afiliados

Historia de terror [PARTE I]

Ir abajo

Historia de terror [PARTE I]

Mensaje por Naked Snake el Vie Oct 28, 2016 8:39 pm

-Sólo recuerdo aquellas voces resonando en la sala mientras un fuerte piano desafinado chillaba...No, no podía mover mi mano y mis ojos estaban perdidos en la oscuridad de aquella...-

-¿Aquella?-

-Me desesperé, no podía ver a ninguno de mis amigos a los ojos...Era horrible, desesperante y no podía *Su forma de hablar era fuertemente débil y se agarraba de la cabeza con ambas manos mirando a la alfombra sobre el sucio suelo*-

-¿No podía? ¿No podía respirar correctamente, no podía pensar correctamente, no podía...Dejar de verlo?
¿Cómo era?-

-¡No! ¡No me pregunte tantas cosas! ¡Me pone nervioso, lo voy, lo voy a!-

-Por favor señor, ya es suficiente. Ya vio lo que necesitaba ver.-

-No, no. Déjeme seguir con la consulta.-

-Por favor, déjeme dormir.-

-Sólo una pregunta más.-

-La última por favor.-

-¿Su nombre?-

-Lucy-

Sólo un portazo bien fuerte se escuchó al abandonar aquella sala completamente blanca con tan sólo una cama y retrete. El doctor acompañado de su asistente caminaron por el pasillo hasta dar con la puerta de la oficina; los únicos que cuidaban de la salud de sus pacientes eran ellos mismos, así que otra oficina no había, ni siquiera la llamaban "oficina principal" como a su asistente le hubiera gustado hacerlo.

-Creo que lo dejó en shock, pero sinceramente ¿Qué hombre se llamaría Lucy?-

-Unos tienen padres extraños Victor, pero eso no importa ahora. Quiero que realices unos informes de cada uno de los pacientes que hoy hemos visitado y déjales la cena antes de que se haga de noche.-

Miró el reloj de pared con números romanos sobre él pensando que ya faltarían poco para las 00:00 hs, pero por suerte, todavía, sobraban un par de horas antes que se puedan ir y cerrar las puertas dejando a sus pocos pacientes en manos de la suerte.
Todavía no caía la noche, pero el doctor se retiraba a casa antes de tiempo y dejando las últimas tareas de la noche a su asistente Victor.

-Ah, y recuerda ordenar los papeles dentro de mi archivero. Me iré a a casa, hoy mi mujer hará un estofado.-

-Que la pase bien señor, no se preocupe del trabajo; yo me encargo.-

Sonrió y con tranquilidad buscó sus lentes para leer debajo del escritorio dentro de una caja llena de papeles e información personal de ambos trabajadores. Mientras tanto, aquel doctor que su nombre aún permanecía desconocido tomó su gran y abrigador saco del cuál, sacó dos llaves, una para Victor y otra para él; ambas llaves para la puerta de entrada y de salida principal.
Dejó ver su mano despidiéndose, salió, cerró la puerta lentamente, y la bloqueó con llave. Iba a disfrutar de una buena cena, y siempre tenía que irse temprano para llegar a las 22:00 hs a casa pues éste vivía en el centro de la ciudad; Victor en el campo, por lo cual no tenía problema al quedarse.

-Lucy no parece un buen nombre ni mucho menos el que deba corresponderle. Uuh...-

Dejó el tema aparte después de terminar los cortos informes y abandonó la oficina con todos los papeles sobre la mesa, iba al almacén en donde encontraría alimentos para enfermos mentales; todo aquello que tenga que ver con la salud mental era lo que utilizaban y siempre a cuidado. Llevó una mesa de ruedas y sobre ella todos los alimentos.

-Bien, todos van a tener algo que comer hoy. Proteínas, grasas, carbohidratos, y muchas otras cosas más que lamentablemente no puedo saber bien de qué tratan.-

La primera habitación, la primera paciente, la primera que estaba fuera del caso de los demás; rasguñaba la pared hasta hacer que caiga sangre de sus propios dedos y no paraba de llorar por el miedo que le tenía a cierta cosa. Ni siquiera respondió cuando el asistente le dejó los alimentos debajo de la puerta, sólo se escuchó el desliz de la bandeja y los dos paquetes que venían con ésta rodando por el suelo al haber chocado contra la cama.



-Habitación número..1...-

Sacó su pequeña grabadora y guardó la siguiente nota de voz. Consigo mismo ya no se sentía nada bien, no podía hablar sin miedo a que la de detrás de esa puerta haga algo que lo incomode aún más.

-Ha...Habitación..Número...1 *Tragaba sus propias palabras aún mirando la puerta en blanco. Tenía suerte de que ésta no pudiera abrirse fácilmente desde dentro* La paciente parece haber recibido su cena, pero aún no la ha tocado.-

Habitación número 2. Aún no estaban los que más importaban para Victor, pero sí los que más le aterraban.
Cuando se acercó a la puerta de la habitación número 2, no había mirado por la ventanilla hasta que hacerlo sólo le empeoró un poco las cosas...¿Poco? Solo, y muerto.

-Morir es una promesa. Bum...-



Esquizofrenia le quedaba corto si las ataduras de nervios en su cabeza estaba más resistentes que una unión de acero inoxidable, no podían pensar libremente y verlos sólo daba lástima y mucho miedo.
No eran humanos, ya no eran, y una de las mayores dudas era saber si lo fueron alguna vez; lo dijo el doctor, no yo.
Pasó la bandeja por debajo de la puerta y se dirigió lentamente sin desviar la mirada de la cara de aquel segundo paciente; no podía dejar de mirarlo, parecía alguien normal ocultando todos sus problemas en una mirada.
Sacó su grabadora y anotó la segunda nota de voz.

-Habitación...Número 2. Ésta estuvo un poco más tranquila, y el paciente parece no haber reaccionado al recibir lo suyo, sólo quiere aterrarme.-

-Y lo hará.-

Una  tercera voz en forma de susurro salió del pasillo, pero Victor al girar su cabeza inmediatamente no logró ver a nadie. Se asustó, pensando que alguno de los pacientes había escapado y que le haría daño. Dejó la mesa aparte y de su bolsillo sacó su taser para situaciones de peligro; con miedo y ambas manos temblando apuntó hacia adelante y empezó a caminar por el largo pasillo.

-Yo no dije que sería ahora mismo.-

-¿Dónde estás? ¡Revelate o...O te dispararé con ésto!-

-Por favor, creéme. Tengo más miedo que tú en éste momento, y no quiero abrazarlos a ellos.-

-¿Ellos? ¿Qué? ¡¿Dónde estás?!-

-No grites...No estamos en el mismo lado que ellos, pero ellos sí en el nuestro. Los vi, pero no puedo verlos de nuevo.-

-Tu voz, esa es...La reconozco, ¡No sé de dónde!-

-Él verdadero es el de la habitación 12. Olvida las demás habitaciones, ya nadie comerá excepto de su propia sangre.-

La conversación fue corta y de un momento a otro desapareció ese presentimiento de que había alguien con él; en cambio una canción bastante fuerte empezó a sonar en todo el edificio, como pequeña memoria de aquella presencia extraña en el edificio. Era una de las bandas favoritas de Victor la que sonaba de fondo, pero no era momento para escucharla y mucho más sabiendo que todos los de dentro se alterarían.
Paso un momento hasta que todos los pacientes se enteraran de la canción que estaba sonando y lo que les provocaba.



-AAAAAAAAAAH! ¿MUEVO MI CABEZA, EH?-

-Blood...BLOOD...BLOOD ES SANGRE EN TU IDIOMA PEDAZO DE GRINGO DESCARADO-

-¡SANGRE QUE SACARÉ DE TUS ENTRAÑAS HIJO DE PUTA!

-¡LOOKING FOR! ¿LOOKING FOR NEW BLOOD ES IGUAL A? A LA QUE TE VOY A SACAR DE TUS DEDOS QUE CORTARÉ DE UNO EN UNO.-

-¡CÁLLENSEEEEEE! TANTO QUE HABLAN INGLÉS POR QUÉ DON'T YOU SHUT THE FUCK UP?-

-Habitación 12.-

En todos los gritos se escuchó alguien razonable, alguien que quería hablar seriamente y ese era del que le habían hablado a Victor; habitación número 12, allí se dirigió a paso lento mientras los gritos y la música fuerte no paraban, de ningún modo iba a parar uno de los dos.
Habitación 12: La importante en la que entró y cerró la puerta, sabía que el de la habitación 12 era el paciente más tranquilo de todos. Sentado en su cama, Victor se puso al frente suyo manteniendo la distancia.

-¿Siempre te caí bien, no? Siempre te caí bien.-

-Siempre, nunca detecté algún síntoma.-

-¿Síntomas? Nunca tuve.-

-Lo sé, y lo lamento pero no son ordenes mías, son ordenes de..-

-Deberías estar a cargo de éste lugar, eres inteligente y no lo haces mal.-

-¿Como para dejar 10 pacientes atrás y sólo atender la tuya?-

-Como para dejar 10 pacientes atrás y atender a una persona.-

-¿A qué te refieres?-

-¿Desde cuándo te empezaste a interesar en atender a gente que no vuelve a ser la misma?-

-¿Tú eres el mismo de antes o cambiaste?-

-Los seres humanos cambiamos Victor, todos los seres humanos cambian, incluso tú cambiaras en poco tiempo, Victor Larden-

-Tú...Mi segundo nombre.-

-Y tienes un tercero, bueno, un apodo. Lo que importa es que nada importa ahora mismo. Deberías abandonar a todos estos pacientes, dejármelo a mí.-

-Eso es de locos, quiero decir. No puedo dejarte a cargo ésta noche, no estás en condiciones de hacerlo.-

-No hablo de una noche, Victor...Y jódete con tus condiciones-

-Viella...No?-

-Ni siquiera recuerdas bien mi nombre, se pronuncia "Viellie". De todos modos no te culpo, ya que sí, sí que se escribe "V-I-E-L-L-A" *Se notó cierto enfado en sus palabras*-

-Sólo quiero saber cómo llegaste aquí.-

-Por eso es que te traje aquí. *Sonrió y levantó la mirada de pura felicidad, pero todo era una mentira*-

-¿Por qué intentaste matarlo? Él es una buena persona, tú lo eres, yo lo soy-

-Por la misma razón por la que no entiendo ésta conversación, tal como yo no te entiendo a ti *Rápidamente se levantó y de detrás suyo sacó un arma con la que apuntó a Victor*-

-No, yo siempre te odié. *Se echó para atrás hasta tocar con la puerta*-

-Lo siento amor, sólo es un sueño *Disparó y vio como Victor desparramó sangre proveniente de su cabeza*Tendré que repetirlo una vez más, nunca entras en razón, Victor...Victor, el estúpido de mi hermano menor nunca supo lo que sucedió aquel día en la residencia abandonada.
Te veo mañana.-


Parte I

DE NORMAN KIAR
avatar
Naked Snake
Metahumano

Cantidad de envíos : 51
Edad : 43
Localización : In the air

Datos de Personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
PE Actuales: 5
Eradianos: 10

Volver arriba Ir abajo

Re: Historia de terror [PARTE I]

Mensaje por Naked Snake el Miér Dic 07, 2016 7:53 am

Proximamente Parte 2
avatar
Naked Snake
Metahumano

Cantidad de envíos : 51
Edad : 43
Localización : In the air

Datos de Personaje
Nivel:
15/100  (15/100)
PE Actuales: 5
Eradianos: 10

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.